persianas alex vega

Instalación y motorización de persianas metálicas

motor persiana Los mejores precios para apertura urgente de persianas, las 24 horas del día, con un tiempo de llegada a su negocio o garaje nunca superior a 20 minutos y garantía de apertura y reparación instantánea de su persiana. Se trata de un servicio muy común, que se realiza de forma rápida, discreta y efectiva sin causar grandes destrozos. Abro persianas metálicas garantizándole el mínimo precio y la realización de cualquier reparación que sea necesaria en el acto. Si se encuentra que su persiana no puede abrirse, contacte conmigo y solucionaré su problema en pocos minutos. Trabajo abriendo persianas metálicas atendiendo servicios urgentes las 24h, incluso de noches y fetsivos. Abro persianas metálicas de comercios, negocios, garajes, persianas automatizadas... de todo tipo y con una tasa de éxito del 100%.

Me hago cargo de todas las acciones necesarias para abrir su persiana y dejarla como nueva en el mismo momento, disponiendo en mi furgoneta de todo lo necesario apra la reparación urgente. Resuelvo problemas con las cerraduras, los dispositivos de seguridad, las correas, los motores, los sistemas electrónicos de apertura, problemas con las lamas metálicas... Tanto si se encuentra con que su cerradura o dispositivo de seguridad ha dejado de funcionar correctamente por el motivo que sea: actos de vandalismo y sabotajes, averías en sus resortes internos, pérdida de llaves o de mandos a distancia, rotura de la llave en el interior de la cerradura... Como si el problema es el motor de la persiana, su eje, sus lamas o correas, o bien ha sufrido desperfectos a causa de un robo o intento de robo... Cualquiera que sea el problema que impida abrir su persiana, yo lo solucionaré al mejor precio y con la mayor honestidad y profesionalidad del sector. Decenas de comerciantes de la ciudad ya han recibido satisfactoriamente mis servicios.

Persianas domésticas

persiana metalica La mayoría de persianas que he abierto a lo largo de mi trayectoria profesional han sido de comercios de la ciudad y de garajes particulares. Sé perfectamente que cuando un comerciante se dispone a abrir su negocio, del que depende el pan que entra en su casa para dar de comer a su familia, y se encuentra con que no puede levantar la persiana, se desespera y con razón. Cada minuto de demora en la apertura de su negocio es dinero que deja de ingresar, clientes que pierde y que le alejan un poco más de llegar con comodidad a final de mes. Recuerdo el caso de una librería de la ciudad, que me llamó a primeros de septiembre con desesperación para que me personara rápido a su ubicación para abrir su persiana. Se encontraron que algún gracioso había introducido pegamento en la cerradura del dispositivo de seguridad de su persiana y no podían abrir. Me llamaron a las 15:40, y cuando llegué eran las 16:00. La propietaria me explicó que esa semana, la previa al inicio del curso escolar, era la semana del año en que más se facturaba en la librería, por la cantidad de padres que acudían con sus hijos para proveerlos del material escolar necesario para empezar el curso. Me comentó que en solo esa semana facturaban más que en los meses de julio y agosto juntos, y que no se podía permitir tener la tienda cerrada una tarde entera.

Efectivamente, mientras sacaba mis herramientas de la furgoneta empezaron a juntarse padres que acudían a comprar el material escolar. Como veían que ya estaba manos a la obra y la persiana se movía, y la propietaria les pedía que no se fueran ya que en un minuto estará abierta la librería, los padres se quedaron observando como hacía mi trabajo. Efectivamente, no en uno pero si en cinco minutos, la cerradura estaba abierta y la persiana levantada, con lo que la libretera no perdió ni un euro y yo gané una cliente fiel a la que acudo siempre que necesito material de oficina.